¿Te defendiste?

¿Te defendiste?

Eran cinco. La sometieron, la violaron en grupo, la grabaron en video y difundieron las imágenes. La abandonaron en aquel portal, desnuda y sin poder pedir auxilio -le robaron su móvil-. Los jueces no vieron ni intimidación, ni violencia. Eran cinco animales, todos más grandes (de tamaño) que ella y 10 años mayores. La “presunta víctima no se defendió”, dicen los jueces. Uno de ellos pide incluso absolverlos, porque él vio en el video “actos sexuales en ambiente de jolgorio y regocijo.” Ninguno de los tres observa violación, porque “no hubo violencia”. Eran cinco. Todos más grandes y mayores.
Hay que elegir entre callar o defenderse. Pero resulta que si callas no te defiendes y el infame acto se convierte en “jolgorio y regocijo”. Si te defiendes, lo más seguro es que no sobrevivas, aunque en ese caso a los jueces les habrá quedado claro.
Asco de justicia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *